Frente a la actual situación que vive la investigación científica en el país y al transversal rechazo a la histórica postergación de la Ciencia y quienes la ejercen, el Colegio Médico de Chile, desde siempre preocupado por la Salud de los chilenos plantea al Estado, al Gobierno y a la opinión pública los siguientes puntos, que a juicio de la orden parecen de urgente consideración:

1)    La realidad de la salud en Chile es peculiar y por lo mismo necesita de generación de conocimiento representativo y basado en la realidad local. Tarde o temprano, no será posible seguir importando  tratamientos y terapias, ya que no se ajustarán a la medida del fenotipo (genotipo + ambiente) de nuestra población y Chile cuenta con el potencial de generar impacto internacional y valor agregado desde su propio capital humano avanzado.

2)    Chile carece de una institucionalidad que estimule el desarrollo de la medicina traslacional e investigación biomédica de forma sistemática. No existe la plataforma contractual para que los profesionales jóvenes del área de la salud (médicos, químicos farmacéuticos, etc.) opten por un entrenamiento científico que otorgue mínimas condiciones de estabilidad laboral, más allá de un tema vocacional y que solo ha sobrevivido gracias al romanticismo utópico de unos pocos.

3)    Resulta fundamental la creación de una institucionalidad que coordine la investigación científica (como por ejemplo un Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación) a través de Centros Nacionales de Investigación especializada; en salud mental, salud ocupacional y medioambiental, enfermedades cardiometabólicas, etc., para responder a la necesidad estratégica, laboral y de inserción de los investigadores, cuyo rendimiento se potenciaría en un contexto de centros dedicados a la generación de conocimiento específico, que al mismo tiempo sean multidisciplinarios e integrativos.

4)    El Ministerio de Salud debe reconocer a la docencia e investigación biomédica como una más de las posibles vías de desempeño de la carrera funcionaria de los médicos, concepto el cual fuera magistralmente planteado por el propio Dr. Jorge Mardones Restat como titular de ésta cartera, ya hace más de medio siglo (1950-1952). Permitiendo que quienes opten por esta alternativa no se vean obligados a realizar otras actividades asistenciales para poder asegurar su sustento económico, sino que asegurarles una justa manutención proporcional al esfuerzo y los años de estudios cursados.

5)    La situación actual de CONICYT, ícono del olvido del Estado de Chile y del poco interés que la sociedad ha manifestado en el desarrollo científico, requiere urgentes cambios estructurales para que la situación financiera, laboral, previsional y académica de tantos becarios e investigadores sirva como base para un plan de largo plazo con miras a sacar del subdesarrollo a nuestra República.

Dr. Juvenal A. Ríos Leal

Presidente del Capítulo de Médicos Doctorandos

Dr. Enrique Paris Mancilla

Presidente Colegio Médico de Chile A.G