El líder del gremio reafirma que la situación de los dos principales hospitales de la región es crítica y señala que desde hace 3 años se vienen realizando estudios para su normalización. Sostiene que considera inviable la construcción de un solo gran hospital para ambas ciudades, técnicamente y porque además retrasaría su la resolución del problema en a lo menos 3 años. Quienes apuntan en esa línea, indica, acusan un cierto dejo de desinformación de los procesos que se han llevado adelante.

Amplio debate ha generado el reportaje publicado este domingo por El Día en que se muestra la dura realidad que enfrentan los hospitales de La Serena y Coquimbo, que requieren de un total de 600 camas para cubrir la demanda que mantienen en la actualidad. En el caso del nosocomio de la ciudad puerto, se conoció además que prácticamente la mitad de la atención se está realizando en containers y casas aledañas debido a los daños que sufrió tras el terremoto de 2015.

El presidente regional del Colegio Médico, Rubén Quezada, señala que precisamente desde esa fecha en adelante se ha venido analizando esta situación y que, por tal razón, se comenzaron a llevar adelante estudios que permitieran normalizar estos recintos (por separado) pensando en duplicar la capacidad de camas existentes, lo que permitiría resolver estas carencias.

Por eso le llama la atención, dice, cuando comienzan a surgir versiones de que se podría considerar la construcción de un solo gran establecimiento para ambas ciudades. Esto a su juicio no solo sería inviable técnicamente, sino que además significaría empezar de cero y retrasaría los procesos en a lo menos 3 años. Quienes han planteado esto, indica, no conocen lo que se ha estado desarrollando en esta materia en el último tiempo.

Como gremio, asegura, ahora buscarán aunar fuerzas para “remar todos para el mismo lado” y que se pueda concretar, de una vez por todas y sin discusiones políticas de por medio, el mejoramiento de estos hospitales “por el bien de la población”, argumenta.

-Se conoció el estado de los dos principales hospitales de la región. ¿Cuál es el tema de fondo acá?

“Me queda claro leyendo el reportaje que las cifras a la luz pública son bastante evidentes, tenemos una red asistencial que está sobrepasada tanto a nivel nacional, pero especialmente a nivel local, tenemos un déficit de camas muy relevante y no solo de camas, sino que también de infraestructura, de recursos humanos, de equipamiento, por lo tanto es muy importante comenzar a discutir este tema con seriedad”.

-Pero ¿Cómo llegamos a esto? Porque además esta semana hubo versiones encontradas de los diputados tras la reunión con el ministro y el propio Santelices hizo un llamado a través de twitter

“Nosotros llevamos a nivel regional un déficit de camas bastante importante en los últimos 10 años, donde no ha habido un aumento sustancial siendo que la población casi se ha duplicado. Por lo tanto, nos han quedado chicos los hospitales de La Serena y Coquimbo. Desde ese punto de vista se ha estado trabajando también sobre todo porque se agudizó el déficit producto del terremoto de 2015, que eliminó una de las áreas de hospitalización del hospital de Coquimbo y, desde ese entonces, se determinó que ambos recintos iban a trabajar en un proceso de normalización. Esto quiere decir que iban a embarcarse en un estudio, un diseño, una implementación para duplicar su cantidad de camas para enfrentar los desafíos que tenemos actualmente y que vamos a tener durante los próximos años”.

-Era un proceso que se inició entonces…

“Ese es un proceso que se inició el 2015 y ya está bastante avanzado desde el punto de vista de los estudios para iniciar su ejecución, tanto la licitación del diseño como para empezar ya la construcción. Por lo tanto, a nosotros como Colegio Médico nos llama profundamente la atención que un ministro plantee volver a foja cero esto e iniciar nuevamente los estudios y los diseños para que, en este caso, se haga un solo hospital que termine solucionando los problemas. Nosotros entendemos que esto nos retrasaría por lo menos 3 a 4 años más de lo que ya estamos retrasados”.

 

LARGA DISCUSIÓN

-¿Usted siente que existe poco conocimiento de la realidad local? ¿Es cierto además que la región se perdió una oportunidad única por ahí por el 2005 o 2006 de hacer un solo hospital por un tema de rivalidad entre ambas ciudades?

“Claro, el año 2005-2006 este mismo tema también surgió y en ese minuto por temas de rivalidad entre La Serena y Coquimbo no fue posible plantear un hospital único. Ahora, eso ocurrió hace 10 años y los hospitales se embarcaron en un proceso  de crecimiento, que como podemos ver por ejemplo en el hospital de Coquimbo se hizo por fases. Se creó la nueva torre de hospitalización, pero la segunda, tercera y cuarta, quedaron en el camino, lo mismo en La Serena que llevamos 10 años con la lucha por el Centro de Diagnóstico Terapéutico (CDT)”.

“Entonces, ya el 2015 se planteó nuevamente esta discusión y se dijo que se iba a hacer un proceso de normalización que permita de un solo tramo regularizar estos hospitales. Por lo tanto, insistimos en que la idea ahora, el 2018, cuando estos estudios ya están avanzados, volver a foja cero e iniciar nuevamente un diseño, un estudio, una evaluación, nos retrasaría aún más”.

-¿Hay ahí un tema de discusión política?

“Nosotros creemos que la región ya ha estado atrasada por este tipo de discusiones más bien políticas que técnicas y como colegio nos vamos a poner firmes desde el punto de vista técnico en empezar a implementar las mejoras para que nuestra población tenga la atención de salud que se merece”.

-¿Qué responde a quienes dicen que el normalizar los hospitales de La Serena y Coquimbo ha sido complejo porque las consultas médicas están muy cerca de los recintos y si se hace más lejos del radio urbano va a ser más complejo para los doctores acceder a ellas?

“Yo creo que eso es evitar un poco el tema de fondo, porque efectivamente si estamos pensando en un nuevo hospital para La Serena y Coquimbo también estamos dispuestos y se ha planteado que sea en otros lugares y no precisamente ahí. Creo que se es un comentario bastante mal intencionado, de hecho nosotros mismos como Colegio Médico acudimos al gobierno regional a solicitar los fondos para la construcción de un nuevo hospital de Coquimbo en el terreno de La Cantera y en La Serena también se está discutiendo cuál va a ser el nuevo emplazamiento o si va a seguir ahí mismo”.

“También hemos abordado la temática a nivel político, discutimos con los parlamentarios de todos los sectores. Con ellos nos sentamos a la mesa, conversamos respecto a la necesidad de iniciar cuanto antes el proceso de normalización y logramos un acuerdo transversal. Algunos de hecho fueron bastante honestos en plantearnos que ellos en su minuto habían pensado en un hospital único, sin embargo, a la luz de los antecedentes, de los estudios, con dos años de evaluación, esto no resiste más análisis”.

-¿Por qué se habla de un hospital único entonces?

“Lamentamos que haya habido algunos diputados que no pudieron estar presentes para informarse adecuadamente y hayan querido correr con colores propios generando anuncios que el día de hoy nos tienen discutiendo esto. Nosotros lo que queremos es que de una buena vez se implementen todos los estudios técnicos, se entreguen a la instancia pertinente, que el director del servicio de Salud nos dé su respaldo y es lo que le vamos a plantear al ministro cuando venga la próxima semana, que debemos empezar desde ya la normalización de ambos hospitales, porque pensar nuevamente en un nuevo hospital, 10 años después, nos va a retrasar aún más en poder lograr la cantidad de camas que necesitamos para atender a la población”.

-¿Como se explica este supuesto acuerdo al que habría llegado el ministro con el diputado Matías Walker de hacer un solo hospital y que al poco tiempo sale el mismo ministro diciendo que se va a potenciar el hospital de Coquimbo y La Serena por separado?

“Precisamente por la gravedad de este nuevo impase al que nos vemos enfrentados lo conversamos a nivel nacional con la mesa directiva del Colegio Médico y ellos sostuvieron una reunión con el ministro Santelices. Dentro de los temas principales que se abordaron fue específicamente el de la región y allí se planteó que en el fondo esta era una idea previa que él traía desde el minuto en que ingresó, pero nosotros esperamos que cuando él venga, conozca la realidad regional, vea que existe la necesidad en los hospitales y que ya está avanzado sea algo que caiga de cajón, porque estamos todos de acuerdo a nivel regional, salvo algunas personas que como he dicho no han podido informarse adecuadamente”.

-¿Cuándo usted cree que se podría abordar el tema? ¿Siente que no se avanza por un tema político o que hay otra razón de fondo?

“Creo que acá hay un poco de desinformación, porque cuando se ha puesto esto de un gran hospital que va a solucionar los grandes problemas estamos hablando de un hospital de 1.200 camas. Un recinto de 1.200 camas desde las resoluciones técnicas ya es algo inmanejable desde el punto de vista de gestión, administrarlo es bastante complicado, de hecho no está recomendado. Sin embargo, se ha hecho ver que la normalización de los hospitales pasa a ser como un parche, pero consiste en duplicar la cantidad de camas. Actualmente el hospital de La Serena tiene casi 300, al igual que Coquimbo y estamos pensando en generar dos hospitales de 600 camas, de eso es lo que estamos hablando”.

“Entonces, estos dos hospitales que actúan en conjunto fortaleciendo la red con estas 1.200 camas que nos van a permitir enfrentar el 2025-2028. Hay que entender que estos procesos demoran y si nos empezamos a retrasar ya estaríamos hablando del 2030 en adelante”.

 

RESPONSABILIDADES

-Hay quienes se opusieron en su momento a que se construyera el CDT en la excárcel porque sentían que el recinto no reunía las condiciones y se cuestionó el por qué se sigue ampliando el hospital de La Serena si se considera que ya no da abasto…

“Por lo mismo, lo que nosotros vamos a sostener es el apoyo a los equipos técnicos que están pensando esto con visión de salud pública y desde el punto de vista de la red sanitaria. Aquí cuando se habla de normalizar un hospital puede ser en el mismo lugar, pero también en un terreno nuevo. Sin embargo lo importante es que exista una definición de cuántas camas se necesitan, cuántos recursos se necesitan. No basta solamente con poner más camas, sino que también se necesita mayor recurso humano”.

“(…) Lo que queremos acá es que los equipos técnicos que están trabajando y que han trabajado en los estudios de normalización puedan hacerlo de manera tranquila, que puedan sus resoluciones ser efectuadas y que evitemos estos voladeros de luces que finalmente solo nos distraen y han probado que en los últimos 10 años le han causado mucho daño a la atención de salud”.

-¿Siente que sería un voladero de luces centrar la responsabilidad de que no se ha avanzado mucho en el director actual de Salud, Ernesto Jorquera?

“Creo que todos los actores responsables, tanto políticos como técnicos, como gremiales tenemos que hacernos cargo del estado de salud de la población y nosotros como Colegio Médico queremos dar el primer paso, queremos respaldar fuertemente a los equipos técnicos, pero también presionar al servicio de Salud para que acelere los procesos pertinentes. O sea, no puede ser que hasta el día de hoy nuestro director no haya enviado un oficio donde el mismo respalda a sus equipos de normalización hospitalaria. Va a venir el ministro la próxima semana y nosotros como gremio le vamos a manifestar esto, pero sería muy conveniente y necesario que desde ya apoyara por escrito y formalmente esta normalización, porque se lo ha dicho a sus equipos técnicos, a sus directores, sin embargo falta esto que es un compromiso de voluntad real para seguir avanzando. Creemos que eso ha faltado por parte del servicio de Salud”.

-¿Pero al parecer un sector del gobierno de turno estaría pensando más en que él (Jorquera) salga del cargo por este tema de la alta dirección pública?

“Eso va a tener que ver con la administración del Estado. A nosotros como Colegio Médico nos compete poner una voz firme y fuerte para defender los intereses de la población y de nuestra red de atención pública. Desde ese punto de vista, vamos a seguir haciendo el llamado a que los parlamentarios que deseen informarse y todas las fuerzas que quieran puedan ponerse de acuerdo para normalizar nuestra red de atención hospitalaria, que podamos juntarnos y remar todos para el mismo lado, porque ya no podemos seguir cada uno por su cuenta, porque finalmente es la red de atención la que se ve perjudicada”.

“Tenemos una asamblea de los médicos de La Serena y de Coquimbo el día miércoles a primera hora para ir generando un movimiento que nos permita impulsar nuestros hospitales y devolverle la dignidad a la atención de la población”.

-¿Fue inoficioso apostar por el CDT cuando tal vez ese era el momento de plantear un hospital nuevo?

“No vamos a ponernos a llorar sobre la leche derramada, tenemos que hacernos cargo de la historia que ocurrió en su minuto, pero lo más importante es ver cómo avanzamos de aquí en adelante. Yo buscaría que todos asumamos la responsabilidades que hemos tenido durante los últimos 10 años de administración, nuestro servicio de salud, nuestro gobierno, pero desde ya empecemos a caminar para que prontamente se solucionen estos problemas”.

-Existen expectativas entonces de lo que será la futura visita del ministro…

“Yo estoy muy conforme de que él haya planteado que la decisión se va a tomar acá en la región, en el fondo eso despeja un poco las dudas que teníamos. Insistiríamos en la invitación a los parlamentarios y a los tomadores de decisiones a actuar informados”. 3701

 

RECUADRO

MOVILIZACIONES

-¿Están pensando en paralizar para que las autoridades comiencen a debatir como corresponde este tema o lo descartan?

“En este minuto estamos pensando en iniciar una asamblea informativa con los colegas, recabar su opinión, ver y aunar las fuerzas para cuando venga el ministro tener un gremio organizado, alineado también con los demás estamentos para que se encuentre con una voz única a nivel regional que solicita que sus hospitales mejoren a la brevedad, que nos dejemos de anuncios que pueden sonar muy grandilocuentes pero que ya no es el minuto, porque insisto, ponernos a discutir esto significa retrasarnos por lo menos 3 años”.